Traqueobronquitis (Tos de las perreras)

Traqueobronquitis (Tos de las perreras)

¿Que es?

La traqueobronquitis infecciosa canina o también llamada “Tos de las perreras”, es una enfermedad del aparato respiratorio superior de los perros, es muy contagiosa, y puede afectar a perros de diferentes edades, tanto a machos como hembras. En lugares donde circulan muchos perros, como por ejemplo clínicas veterinarias, criaderos, hoteles caninos o refugios, puede ser un grave problema infeccioso, poniendo en riesgo la vida de los animales afectados.

(Refugio canino susceptible)

Esta enfermedad, es la causa más frecuente en perros que presentan tos seca de manera aguda. Los perros comienzan con un ladrido más ronco de lo habitual, el cual se produce debido a una inflamación de las cuerdas vocales. Generalmente se produce una tos que termina con una arcada y una leve expectoración, la cual es confundida por el tutor (dueño) por un vómito, también piensan que el perro tiene un cuerpo extraño en la garganta, creen que es un hueso que está obstruyendo la vía respiratoria.

Hay una inflamación de la tráquea y bronquios, generalmente es una enfermedad leve y autolimitante (sanan solos entre 10 a 14 días), pero en cachorros menores a 6 meses que se encuentran con un sistema inmune débil, podría comprometer sus vidas, o en adultos producir problemas respiratorios crónicos que podrían aumentar la gravedad (bronquitis).

Hay diferentes agentes causantes de esta enfermedad, dentro de los cuales tenemos al virus de la parainfluenza canina, adenovirus canino tipo 2, como también hay bacterias como la Bordetella bronchiseptica y el Mycoplasma sp. Pudiendo participar otros virus y bacterias de manera secundaria.

La Bordetella bronchiseptica puede causar la enfermedad por si sola, sobre todo en cachorros menores a 6 meses, esta se puede encontrar en el aparato respiratorio de perros sanos, pero al “asociarse” con otros virus y bacterias, puede generar la traqueobronquitis. El estrés, cambios de temperatura (frío), humedad y una mala higiene, pueden generar un ambiente más susceptible para enfermar.

 

Salud Pública

La Bordetella bronchiséptica es la única bacteria de esta enfermedad que es zoonosis, esto quiere decir que hay que evitar el contacto con niños o adultos inmunodeprimidos, ya que podría haber algún grado de enfermedad respiratoria debido a esta infección bacteriana.

(Bordetella bronchiséptica)

¿Cómo se ve?

El signo clínico más frecuente, es un ataque de tos convulsiva y repetitiva, áspera, seca, aunque podría haber una leve expectoración luego de la tos, acompañada a veces de arcadas o nauseas.
Estos signos pueden comenzar a aparecer luego de 5 a 10 días post contacto con otros perros enfermos, o con alguno de los agentes causantes de la traqueobronquitis.

(Perro con arcada luego de toser)

Nosotros también podemos transmitir estos agentes infecciosos en nuestros zapatos, ropa, juguetes, caniles para transporte, material e insumos de peluquería canina, etc.

Los animales generalmente están de buen ánimo, comen y beben agua de manera normal, pero cuando el cuadro comienza a agravarse debido a infecciones secundarias, puede haber anorexia parcial y deshidratación.

En cachorros débiles y con un cuadro avanzado, podría haber intolerancia al ejercicio, letargia, secreciones nasales purulentas, anorexia, depresión, tos productiva, etc. Esto es debido a las infecciones bacterianas que agravan el cuadro, lo que podría derivar en una bronconeumonía y comprometer la vida del paciente.

 

¿Cómo se diagnostica?

El diagnóstico generalmente se hace luego de la inspección clínica y la anamnesis que se hace al tutor.

Anamnesis: Serie de preguntas que el médico hace al tutor del animal, para poder acercarnos a un diagnóstico.

Generalmente el cuadro comienza luego de 5 a 10 días de haber estado en contacto con perros susceptibles o enfermos, aunque a veces el dueño nunca se percate de aquello. El perro también puede contraer la enfermedad en sus paseos, en la clínica veterinaria, en una peluquería u hotel canino.

También se podrían hacer pruebas de laboratorio para aislar virus o cultivar bacterias, pero generalmente no se hace, esto debido a la facilidad para el médico veterinario clínico para detectar la patología, y también al buen pronóstico del tratamiento.

(Realizando reflejo tusígeno a paciente enfermo, un perro sano va a toser de dos a 3 veces, un paciente con traqueobronquitis, tose sobre 5 veces y generalmente termina con una arcada.)

¿Cómo se trata?

Como hemos dicho anteriormente, muchas veces esta enfermedad es autolimitante, esto quiere decir que los animales afectados pueden sanar sin ayuda de un tratamiento dentro 10 a 14 días. Pero en la práctica clínica, se acostumbra a tratar de manera profiláctica ante la sospecha de un cuadro bacteriano. Es por esto que el médico veterinario indicará el uso de antibióticos durante 7 a 10 días para asegurar la mejoría del paciente, así como evaluará la opción de inyectar o indicar la administración de antiinflamatorios analgésicos para calmar la molestia a nivel de su laringe y tráquea.

Recuerda que siempre está la posibilidad de que esta enfermedad se agrave debido a infecciones bacterianas, por eso recomendamos al igual que en las otras publicaciones de enfermedades de nuestras mascotas, qué ante cualquier signo o síntoma de enfermedad, no duden en contactar a un profesional de la salud animal.

Prevención

Las vacunas múltiples disponibles para perros en Chile (óctuple y séxtuple), protegen contra parainfluenza y adenovirus. Existe una vacuna de aplicación intranasal para proteger a nuestros perros contra la Bordetella bronchiséptica, la cual protege al animal durante 12 meses aproximadamente, por lo tanto, se debe aplicar anualmente en perros susceptibles. La vacuna intranasal no es obligatoria como la óctuple o séxtuple, aunque en lugares donde asisten muchos perros, como por ejemplo en los hoteles caninos, se exige que el perro esté vacunado contra la traqueobronquitis.

También se recomienda mantener la higiene, mediante limpieza y desinfección general en clínicas, refugios, hoteles, criaderos, y en todo lugar donde haya un flujo constante de perros.

Es importante mencionar que las vacunas no garantizan que el animal esté protegido en un 100%, pero siempre es mejor tener a nuestras mascotas protegidas mediante la vacunación anual contra posibles enfermedades, es mejor tener un gran porcentaje del sistema inmune preparado ante una amenaza infectocontagiosa que pueda poner en riesgo la salud de nuestras mascotas.

(vacunación intranasal contra Bordetella bronchiséptica)


Artículos recomendados

Deja un comentario