Distemper canino

Distemper canino

¿Qué es?

El Distemper canino es una enfermedad infecciosa, altamente contagiosa, que afecta a los perros en todo el mundo, es causada por un virus (paramixovirus). Generalmente luego del ingreso del virus al organismo, la enfermedad se complica debido a las infecciones bacterianas secundarias.

Es una enfermedad multisistémica que en muchas ocasiones produce la muerte de los animales afectados, es por eso la necesidad de que los tenedores (tutores o “dueños”) de perros la deben conocer.

En fauna silvestre podría afectar al lobo y a los zorros, como también a los hurones.

El virus puede permanecer activo más tiempo en ambientes fríos y secos, es por eso el mayor aumento de casos durante el invierno, en ambientes húmedos y calurosos el virus se inactiva rápidamente.

¿Como se ve?
Los cachorros más pequeños y sin una buena alimentación maternal, están más susceptibles a enfermar.

El virus tiene una afinidad por las células del aparato respiratorio, digestivo y nervioso (el cerebro y médula espinal), las lesiones van a depender de la distribución del virus y del grado con que afecta al animal.

Puede afectar los siguientes sistemas:

  1. Enfermedad respiratoria 
  1. Enfermedad gastrointestinal 
  1. Enfermedad neurológica

Puede producir una inmunosupresión severa (baja de defensas) que conduce a la infección por otros agentes infecciosos (bacterias principalmente).

(Secreción nasal muco-purulenta)

Podemos ver diversos síntomas y signos en los perros enfermos:

  • Aumento de la temperatura corporal
  • Anorexia (dejan de comer)
  • Diminución de linfocitos (células de defensa)
  • Conjuntivitis, a veces acompañada de una secreción muco-purulenta.
  • Hiperqueratosis nasal o plantar (sobre crecimiento de la piel de sus cojinetes y nariz)
  • Secreciones nasales (mucosidades)
  • Dificultad para respirar (disnea)
  • Neumonía (debido a las infecciones bacterianas secundarias)
  • Vómitos
  • Diarrea
  • Deshidratación
  • Pústulas en la piel abdominal (pequeños granitos infectados de color amarillo)
  • Disminución del apetito
  • Adelgazamiento (disminuye su condición corporal)
  • Contracciones musculares involuntarias (mioclonía)
  • Parálisis
  • Caída del tren posterior
  • Convulsiones o cualquier otro signo neurológico asociado.
  • Hipoplasia del esmalte (como secuela), se puede confundir con sarro dental.

(Hiperqueratosis en plano nasal)

(Hiperqueratosis de almohadilla plantar o cojinete)

(Hipoplasia del esmalte dental, secuela)

La manera más frecuente de infección es el contacto entre el perro susceptible (que se puede enfermar) con un perro enfermo que está liberando secreciones al medio ambiente, principalmente secreciones nasales (vía aerógena), no necesariamente debe ser contacto directo.

 

El distemper canino es una de las enfermedades de mayor importancia en perros, junto con el parvovirus, los que lamentablemente producen la muerte en un gran número de caninos.

 

Es una enfermedad que se puede prevenir a través de la vacunación periódica de los perros, es por eso la importancia de mantener a nuestras mascotas con sus controles médicos y calendario de vacunación al día.

 

Hay casos donde los animales podrían presentar sintomatología respiratoria o digestiva, pueden recibir tratamiento y mejorar, pero de todas maneras está la posibilidad de que aparezcan secuelas neurológicas durante las semanas o meses siguientes a la recuperación.

 

En animales adultos o senior la enfermedad se podría manifestar con sintomatología correspondiente a una encefalitis, puede presentar ataxia (dificultad para coordinar los movimientos), movimientos compulsivos (presionar la cabeza contra una superficie o caminar continuamente de un lado a otro), etc.

 

¿Como se diagnostica?

Siempre que haya un cachorro con fiebre aguda y manifestaciones multisistémicas, se debe pensar en distemper canino como una opción de diagnóstico.

El distemper canino muchas veces puede ser confundido con otras enfermedades sistémicas virales, bacterianas, parasitarias o sistémicas, esto debido a la variedad de posibles signos y sistemas afectados por el virus del distemper.

El diagnóstico más usado es a través de una muestra sanguínea, para poder observar los anticuerpos específicos del virus.

También se pueden realizar test para diagnosticar la enfermedad.

(muestra para examen de sangre)

¿Como se trata?

El tratamiento para un paciente con distemper, principalmente va dirigido a mantener el estado general del animal, combatir las afecciones que se presenten, como por ejemplo la conjuntivitis, bronquitis, diarreas, vómitos, deshidratación, etc. También se deben controlar las infecciones bacterianas secundarias mediante el uso de antibióticos, los cuales serán indicados por el médico veterinario tratante, esto va a depender del sistema afectado.

Se recuerda la importancia de NO MEDICAR a sus animales sin el consentimiento de un médico veterinario, estos animales podrían estar en un estado delicado de salud, y si reciben una dosis errónea de un fármaco podría complicarse aún más el cuadro.

El tratamiento podrá complementarse con inmunoestimulantes, vitaminas, protectores de mucosa gastrointestinal, antioxidantes, nutrición especial, analgésicos, antiinflamatorios, antipiréticos, etc. El protocolo de los diferentes tratamientos, varían dependiendo de cada paciente.

Prevención

El éxito de la vacunación en cachorros, depende de la interacción que tuvo cada animal con su madre al momento de consumir el calostro, el cual le entrega anticuerpos contra este virus.

Las vacunas se deben aplicar dentro de lo posible desde las 6 semanas de vida, con dos repeticiones (refuerzos) cada 2 a 4 semanas de diferencia, en total son mínimo 3 dosis de vacuna (óctuple o séxtuple).

En casos especiales, donde la camada supera los 6 cachorros, se puede utilizar un protocolo de vacunación diferente, comenzando desde el mes de vida con una vacunación que protege contra distemper y parvovirus, luego se aplican las demás vacunas óctuples (o séxtuple) eso lo indicará cada médico veterinario al tutor (dueño) una vez examine al paciente.

Es importante mencionar que las vacunas no protegen en un 100% contra esta enfermedad, pero siempre es mejor tener al animal vacunado y asegurar un buen estado inmunitario, que arriesgarlo a enfermar con este y otros agentes infecciosos.


Artículos recomendados

Deja un comentario