Obstrucción intestinal

Obstrucción intestinal

¿Que es?

Como lo dice su nombre se refiere al bloqueo u obstrucción de los intestinos delgado o grueso en cualquiera de sus diferentes porciones, además también se pueden producir obstrucciones en el esófago y el estómago, estas pueden ser de tipo parcial en donde hay tránsito de alimento, pero este es dificultoso y mucho más lento de lo normal o puede ser total en donde el transito ésta totalmente detenido.

¿Que lo produce?

Las causas pueden ser muy variadas entre las cuales destacan, la ingesta de cuerpos extraños como por ejemplo huesos, palos, plásticos, bolsas de nylon, calcetines, medias o cualquier prenda de vestir, y cualquier otro elemento comestible o no, que por algún motivo el animal no puede digerir de manera normal, quedando este elemento atascado dentro del sistema digestivo como señalamos anteriormente. Además, la ingesta excesiva de mucho alimento seco de mascotas de forma muy rápida en algunas ocasiones produce que este no se pueda digerir en el estómago, generando un estancamiento de este alimento sin digerir en el mismo estómago, cuyo desenlace puede ser incluso la muerte. Otras causas pueden ser de tipo malformaciones congénitas, neurológicas, traumáticas, tumores, y como consecuencia de otras patologías, las cuales se podrán diagnosticar siguiendo las indicaciones del médico tratante.

¿Como se puede identificar?

Siempre es importante estar atento a lo que les pasa a nuestras mascotas y darles la atención médica adecuada de forma rápida, sobre todo en este tipo de patología tan grave, el primer signo o síntoma que observaremos serán el vómito o la regurgitación, son los signos mas frecuentes y que están presentes en muchas otras enfermedades de causas y orígenes muy diferentes, por lo que es muy importante no subestimarlo. Esta devolución del contenido se produce al estar el tránsito intestinal bloqueado, cuando el animal toma agua, esta no puede seguir su curso natural y es devuelta y vomitada, generalmente son vómitos fuertes y explosivos, aunque a veces pueden ser más suaves, incluso a veces no hay vomito si el animal no ha ingerido nada. Otro signo importante es el decaimiento progresivo, acompañado de dolor que también va en aumento, posición encorvada del cuerpo, le cuesta mucho defecar o al tratar de hacerlo no puede, debemos recordar que todos estos signos pueden estar presentes en otras enfermedades muy diferentes, y es por este motivo que no podemos dejarlo pasar sin tomarlo en cuenta, ya que la vida de tu mascota puede estar en serio riesgo.

¿Como se diagnostica?

Siempre lo primero y más importante es que lleves a tu mascota lo antes posible a ser revisado por un médico veterinario, ya que cada minuto cuenta para salvar la vida de tu mascota, él sabrá identificar en base a lo que tú le cuentes sobre lo que le ha sucedido a tu mascota, esto más un examen físico completo y la realización de exámenes complementarios los cuales son de vital importancia en todas las enfermedades, pueden ayudarnos a diagnosticar la patología.

Te podrán indicar realizar exámenes tales como la ecografía abdominal, radiografías clásicas o contrastadas, endoscopias, exámenes de sangre para evaluar el estado fisiológico del paciente entre otros.

¿Como se trata?

Dependiendo de cada caso individual el médico a cargo determinara la mejor opción, las cuales pueden ser, conservadoras si se trata de una obstrucción parcial en su inicio, bajo observación meticulosa para evaluar evolución, y decidir si se hace algo más. También pueden ser de tipo ms “agresivas o invasivas” como por ejemplo los lavados o enemas intestinales, sin embargo, la mayoría de estos casos necesitaran de una intervención quirúrgica para extraer el cuerpo extraño, o para corregir el defecto que produce la obstrucción parcial o total en los intestinos como por ejemplo una intususcepción.

Recuerden que lo mejor es la prevención, evita dar de comer huesos cocidos o huesos de pollo, si ves que tu mascota tiende a tragar lo que pille en el suelo debes tratar de evitar o corregir esos comportamientos, no dejar a su alcance productos que puedan ser peligrosos como químicos o tóxicos, comprar juguetes que sean seguros para él, controlar la cantidad de alimento que se proporciona, etc.

Lo más importante es estar atento y observar siempre el comportamiento de tu mascota, y ante cualquier signo o síntoma de enfermedad debes contactar de inmediato a un médico veterinario para que te oriente hacia la solución del caso.


Artículos recomendados

Deja un comentario